fbpx

En este blog me gustaría que fueras consciente de la importancia e
incidencia de los lenguajes en nuestro oyente.

Hasta la fecha posiblemente hayas escuchado que la comunicación
puede ser verbal o corporal pero esto no es cierto, existen 3
lenguajes: el lenguaje verbal, el lenguaje paraverbal y el lenguaje
corporal y es importante implementar esta puntualización porque
no es lo mismo hablar del lenguaje verbal que del lenguaje
paraverbal. Para hacerme entender: el lenguaje verbal es lo QUE
se dice, la información pura y dura, “los gatos siempre caen de pie”
el lenguaje verbal es una palabra tras otra, sin ningún aderezo, una
ensalada de tomate y lechuga a secas.

Mientras que el lenguaje paraverbal sería el CÓMO se dicen las
cosas, “el aderezo” vamos. Porque no es lo mismo decir “los gatos
siempre caen de pie” puramente informativo que decir “los gatos
siempre caen de pie” con cierto tono irónico que según el momento
en el que lo digas tu oyente lo interpretará de una forma o de otra.

Porque piensa que el lenguaje verbal, o sea las palabras son
recibidas por nuestro hemisferio izquierdo, el de la lógica, y por
tanto va a recepcionar la información desde el punto de vista
puramente informativo pero nuestro hemisferio derecho, el de la
creatividad y la imaginación, escuchará el “tono” más que la
información que acabamos de recibir, y realmente lo que recibe
nuestro hemisferio derecho, en este caso, prevalece a lo que recibe
el hemisferio izquierdo. Esta información se apoya en estudios
realizados sobre la incidencia de los distintos lenguajes en nuestros
interlocutores y de la información que transmitimos.

Nuestro oyente, por tanto, sólo percibe un 7% del lenguaje verbal,
mientras que la información que le llega mediante el lenguaje
paraverbal es de un 34% y por supuesto, el resto el 59% de la
información llega a través de nuestro lenguaje corporal, por lo
tanto, dejando a un lado la información corporal, que supongo que
no es un dato desconocido para ti, porque el decir que una imagen
vale más que mil palabras es por todos conocida y por eso cuando
hay incoherencia en nuestras palabras, nos quedamos con la
información que transmite el cuerpo ¡ese que vuelve a leer nuestro
hemisferio derecho!

Pero, como digo, dejando el lenguaje corporal a un lado, que no es
el tema de nuestro blog de hoy, date cuenta de la importancia de
CÓMO dices las cosas. Tal que LO QUÉ dices casi pasa
inadvertido ¡triste pero cierto! así que la única forma de que presten
atención a lo QUÉ tienes que decir es haciendo un buen uso de
CÓMO lo dices, por eso en los próximos blogs ahondaremos en el
lenguaje PARAVERBAL.
Te facilitaré distintas herramientas para que tus palabras armonicen
con lo que tienes que contar, para que tus oyentes dejen todo lo
que tienen entre manos para escucharte. Así que ¡vamos allá!

 

Puedes escucharlo aquí